Gracias a la distribución y logística a temperatura controlada una persona que acuda a un supermercado o restaurante en cualquier parte de España puede tener a su disposición una amplia variedad de alimentos de calidad en perfectas condiciones y listos para su consumo. Es el “milagro” que cada día consiguen las personas que trabajan en este sector donde cada grado cuenta.

Para que los alimentos lleguen en perfectas condiciones es muy importante controlar y mantener la cadena de frío desde el mismo momento de la recogida del producto hasta su entrega al cliente. En NARVAL disponemos de unos procedimientos de control de temperaturas que se aplican en todas nuestras delegaciones, y que es de obligado cumplimiento por parte de todo el personal implicado. Cada una de las cámaras frigoríficas, tanto de refrigerado como de congelado, cuentan con dos tipos de sonda cuyo cometido es controlar la temperatura en todo momento.

En función de la sonda el control se realiza de forma manual a través del visor de las cámaras y que consiste en hacer una serie de registros en el transcurso del día para controlar que la temperatura sea la correcta y poder detectar rápidamente posibles incidencias, o bien mediante un sistema informático que permite realizar registros en continuo de la temperatura de las cámaras. La rápida detección de incidencias en las cámaras frigoríficas a través de estos controles permite establecer las medidas correctoras necesarias inmediatamente. Además, con el afán de mejorar y asegurar la temperatura de las cámaras, NARVAL ha implantado un sistema de calibración anual de las sondas mediante un termómetro patrón que garantiza el perfecto funcionamiento de las mismas.

Pero no solo es importante controlar y mantener la temperatura en el interior de las cámaras frigoríficas, también es imprescindible mantener la temperatura de la mercancía, y para ello, el personal de NARVAL está perfectamente formado y cualificado para asegurar en todo momento que se respeta la correcta ubicación de los productos según su temperatura, dependiendo si son congelados o refrigerados.

Otro factor importante que hay que tener en cuenta para mantener una temperatura óptima es verificar el correcto pre-enfriamiento de las cajas de los vehículos, así como procurar que el proceso de carga y descarga desde los vehículos a las cámaras o viceversa, sea lo más rápido posible para que la mercancía permanezca el menor tiempo fuera de su rango de temperatura apropiado. Porque cuando hablamos de transporte y logística frigorífica un grado de más o de menos pueden marcar la diferencia en la calidad y seguridad de los alimentos que se van a consumir.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies