Mucha de la comida que compramos acaba en la basura, a veces porque los alimentos han caducado y otras porque se ponen malos al dejarlos tanto tiempo en la nevera, especialmente los frescos. Al año se desperdicia el 45% de las frutas, el 35% del pescado y el 20% de la carne de vacuno que se produce en todo el mundo. En total se tiran 1.300 millones de toneladas de comida, según datos la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

Comprar y consumir alimentos congelados, ya sean verduras, frutas, carne, pescado o marisco puede ser una buena alternativa para reducir el desperdicio de comida. Los congelados se conservan durante meses en el congelador, se pueden comprar fuera de temporada, su precio es bastante económico y, en el caso de las verduras, vienen cortadas, lavadas y listas para cocinar.

A pesar de que existe un falso mito que dice que los alimentos congelados tienen menos nutrientes que los frescos, una investigación de la Universidad de Chester (Reino Unido) ha conseguido demostrar que en el caso de las verduras congeladas estas contienen una mayor cantidad de antioxidantes en comparación con las frescas debido a que el proceso de ultracongelación al que son sometidas consigue paralizar la degradación de los nutrientes. Los alimentos se congelan a una temperatura muy baja (-40º) para que el congelado se produzca de forma muy rápida y no se pierdan las propiedades organolépticas y nutricionales. Eso sí cuando se va a la compra es importante seguir una serie de pautas para no romper la cadena de frío, por ejemplo, ir a la sección de congelados junto antes de ir a pagar, meterlos en una bolsa especial para transportar congelados y guardarlos en el congelador en cuanto se llegue a casa.

Antes de que lleguen a nuestra mesa, los alimentos congelados hacen un largo recorrido desde los centros de producción hasta los centros de distribución y venta, siendo la recogida del producto, almacenamiento, transporte y reparto algunas de las fases más delicadas del proceso. En Narval somos expertos en la distribución y logística a temperatura controlada con 11.000 puntos de distribución capilar para dar servicio a grandes compañías internacionales y nacionales del sector de la alimentación, la hostelería y la restauración. En nuestro sector sabemos que un grado puede marcar una gran diferencia por eso disponemos de una flota de más de 100 vehículos equipados con sistemas y equipos de congelación y refrigerado de última generación que garantizan el mantenimiento de la calidad de los productos y de la cadena de frío.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies